Cuando se buscan espacios para eventos en Madrid o aulas de alquiler para impartir por ejemplo una formación, hay que considerar multitud de factores. No hablamos únicamente de las dimensiones de la sala, sino también de su ubicación o del tipo de formación que acogerá. 

Por eso, antes de alquilar un aula de formación, hay que tener muy claros nuestros objetivos y necesidades. 

  1. Dimensiones del aula de formación

Una sala demasiado pequeña o un espacio demasiado grande podría arruinar la formación. Hay que saber, antes que nada, si el aforo del aula es suficiente para el número de alumnos que se van a tener. 

Se puede calcular un espacio de 1,5 m2 por persona, aunque lo ideal es contar con 2 m2. En aulas para más de 40 personas, el espacio mínimo puede reducirse a 1,25 m2 por alumno. 

El espacio necesario depender no solo del número de alumnos sino también del mobiliario del aula y de su disposición. La capacidad del aula de Torre Ombú también variará si se colocan las mesas en formato de escuela o en forma de U.

  1. Ubicación del aula de formación

Es un elemento fundamental. En nuestro caso, las aulas se encuentran en un lugar al que se puede llegar fácilmente en transporte público y privado. Un lugar agradable, bien comunicado y con servicios de calidad a su alrededor siempre influirá en la imagen que clientes o alumnos se lleven de nosotros. 

  1. Equipamiento del aula

Hay que contar con los materiales adecuados para la formación: altavoces, televisión, cañón y pantalla de proyección, pizarra blanca o pizarra digital, etc.  

  1. Tecnología en el aula

El aula tiene que responder a las necesidades de los alumnos. Hay que comprobar que haya conexión a Internet, WiFi y equipos con software apropiado. Si es necesario, habrá que disponer de un servicio de videoconferencia que garantice una conexión sin cortes ni distorsiones.

  1. Condiciones del aula

Hay que garantizar la comodidad de alumnado y formadores. Con una climatización equilibrada, una insonorización correcta y una luminosidad apropiada. Nada mejor que la luz natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *