A la de buscar opciones para el alquiler de salas por horas en Madrid hay que prestar atención a muchas cosas relativas a las prestaciones del espacio. Por ejemplo, a la calidad del aire. De eso hablamos en este nuevo post del blog. 

Si la calidad del ambiente en una oficina no es la apropiada es probable que el rendimiento laboral se resienta. El Reglamento de las Instalaciones Térmicas (RITE) insta al cumplimiento de determinadas categorías para alcanzar el nivel óptimo de calidad del aire en los edificios. En lo relativo a las oficinas compartidas de Torre Ombú, la categoría que nos atañe es el IDA2.

Cuando la calidad del aire en oficinas no es la inadecuada pueden aparecer problemas de salud y, en consecuencia, reducirse el bienestar y el rendimiento de las personas que trabajen o estudien en este tipo de espacios compartidos. 

Qué motiva la mala calidad del aire

La mala calidad del ambiente en las oficinas viene motivada, por lo general, por la presencia de los siguientes agentes externos:

  • Desinfectantes.
  • Insecticidas.
  • Productos de limpieza.
  • Olores.
  • Contaminantes químicos como el ozono, compuestos orgánicos (radón, dióxido de carbono, amianto, monóxido de carbón….) merman la calidad del aire en oficinas.
  • Materiales de las impresoras, fotocopiadoras y de faxes.
  • Ruidos.
  • Mala iluminación.

Es clave determinar las causas exactas de los problemas que motiven la mala calidad en el ambiente de las oficinas para emprender una estrategia personalizada que minimice el problema. Algunos consejos son: 

  1. Renovar continuamente el aire viciado por aire limpio.
  2. Comprobar la eficacia del sistema de ventilación.
  3. Obtener la misma presión de aire en todos los lugares para frenar el movimiento de los contaminantes.
  4. Adaptar la iluminación, según la actividad que se desarrolle. 
  5. Reducir el ruido de equipos de impresión, fotocopiadoras, faxes…
  6. Evitar el uso de insecticidas, productos de limpieza y plaguicidas en la medida de lo posible. 
  7. Realizar limpiezas generales con los trabajadores fuera del edificio.
  8. Evitar las humedades porque provocan moho.
  9. Controlar la temperatura de la climatización de las oficinas. 
  10. Garantizar un correcto mantenimiento, limpieza e inspección periódica de los sistemas de climatización de las oficinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *