La agenda anual de las empresas está marcada por eventos, reuniones, conferencias… Por eso, al igual que es importante alquilar una sala para eventos que se ajuste a las necesidades específicas de cada encuentro, también lo es seleccionar correctamente un buen catering empresarial.

El catering empresarial se refiere al servicio profesional especializado en la organización y suministro de diferentes comidas a una empresa u organización en un lugar determinado. Su objetivo es aportar un valor añadido al evento para que los asistentes tengan un buen recuerdo de ese día en cuestión. Las empresas de catering deben seguir al pie de la letra las directrices del cliente, ya que la atención a cada detalle es imprescindible.

Si estás valorando contratar un catering empresarial para tu próximo evento, te explicamos a continuación qué debes de tener en cuenta.

¿Por qué tu empresa necesita contratar un servicio de catering?

Este servicio ofrece numerosas ventajas, entre las que destacan:

  • La variedad: actualmente existen muchos tipos de catering que ofrecen comidas muy variadas y adaptadas a las necesidades especiales de algunas personas, como celíacos o alérgicos. Además, también puedes seleccionar el tipo de catering que prefieras según el horario: desayuno, coffee break, cena…
  • Especialistas en manipulación de alimentos: al tratarse de un tema delicado, lo mejor es contratar a profesionales que puedan garantizar la calidad y el cuidado en el tratamiento de los alimentos.
  • Ahorro del tiempo: al contratar un catering empresarial ahorrarás tiempo de preparación y de gestión. 

 Tipos de catering que puedes contratar 

El servicio varía según el evento, pero los tipos de catering empresarial más frecuentes son:

  • Desayuno: se suelen incluir desayunos continentales y americanos, entre otros.
  • Coffee Break: de una duración aproximada de media hora. Incluye zumos, café, bocaditos salados y una variedad de dulces.
  • Brunch: es la fusión entre el desayuno (breakfast) y la comida (lunch). Suele durar una hora.
  • Cocktail: se suele incluir una barra de bebidas premium y coctelería con y sin alcohol. La figura del bartender es de especial relevancia en este tipo de catering. 
  • Recepción: es uno de los tipos de catering empresarial de mayor duración, aproximadamente 3 horas, lo que suele durar el evento en cuestión.
  • Buffet: suele haber más variedad de comida y bebida, además, los costes son menores al no necesitar tanto personal.

 ¿Qué se presupuesta en un servicio de catering empresarial?

En general, en el presupuesto se van a añadir los siguientes elementos:

  • Consideraciones generales: La comida y la bebida. En este punto se tendrán en cuenta las necesidades específicas de cada cliente, como puede ser los menús vegetarianos, veganos o las excepciones derivadas de intolerancias o alergias alimentarias.
  • Servicios de alquiler: como pueden ser mesas, sillas, utensilios de mesa, mantelería, recipientes para servir, etc.
  • Personal: se suele incluir al gerente del evento, un chef, un ayudante de cocina, camareros y bartenders. Recuerda que también hay opción de catering de buffet, donde el gasto en personal será menor.
  • Cargos adicionales: se incluyen aquí todos los extras e impuestos, como el impuesto sobre ventas, permisos por distribución de licores, servicio de guardarropa…

Ahora que tienes toda la información necesaria sobre el catering empresarial, esperamos que puedas disfrutar de todas las ventajas que este servicio ofrece en tus próximas reuniones de empresa.

Y si necesitas alquilar un espacio para reuniones, recuerda que en TorreOmbú ponemos a tu disposición las mejores salas. No dudes en contactar con nosotros a través del formulario, llamando al teléfono 91 781 64 30 o escribiéndonos un email a la siguiente dirección: info@torreombu.com.