Uno de los aspectos más importantes que se debe tener en cuenta en cualquier empresa, es contar con un equipo de trabajo que esté, no solamente cualificado, sino también motivado y que sea capaz de trabajar en equipo.

De hecho en los últimos años, uno de los aspectos que más se valoran a la hora de realizar una entrevista de trabajo es la capacidad del candidato para trabajar en equipo y el espíritu de colaboración dentro de la organización.

Para fomentar esta unidad entre compañeros dentro de cualquier organización, las empresas pueden optar por implantar diferentes técnicas colaborativas, como es el caso de las dinámicas de grupo.

¿Qué son las dinámicas de grupo y cuáles son sus ventajas?

Las dinámicas de grupo son una herramienta para fomentar el trabajo en equipo y la cohesión dentro de la plantilla. Se trata de actividades colaborativas y colectivas que mejoran la relación entre los trabajadores y la motivación y compromiso con la organización. Todo ello repercute en un mejor ambiente de trabajo y, por tanto, en un aumento de la productividad.

 El procedimiento de las dinámicas de grupo permite a las empresas identificar los roles que cada trabajador desempeña mejor y potenciarlos, de forma que, a la hora de asignar tareas, estas se adecúen mejor a los perfiles que hay en las plantillas.

Además, con este tipo de herramientas, se genera un ambiente cordial entre los participantes ya que las dinámicas de grupo ofrecen la oportunidad de conocer mejor a los compañeros, sus habilidades, características y forma de trabajar, propiciando un trabajo cooperativo y colaborativo entre los participantes.

Las dinámicas de grupo dentro de la empresa pueden clasificarse en función de los tipos de grupos que se establezcan: 

  • Grupos de tareas: consiste en formar un grupo de personas que tienen que trabajar juntos para conseguir realizar la tarea asignada. La tarea tiene un tiempo específico y los participantes se unen para logarla. Suelen llamarse también grupos de trabajo.
  • Grupos de comando: suelen estar formados por un supervisor o director que organiza las tareas a realizar, y unos subordinados que reportan la información al supervisor. Un ejemplo es la organización de un departamento académico o sanitario, donde existe la figura de “jefe de departamento”.
  • Grupos funcionales: muy parecidos a los grupos de tareas, pero estos no tienen un tiempo determinado, de forma que estos grupos se siguen manteniendo una vez finalizada la tarea a realizar. Un claro ejemplo sería los departamentos establecidos dentro de las empresas, como el departamento comercial o de marketing.

Algunas dinámicas de grupo más comunes dentro de la empresa

Existen muchos modelos de dinámicas de grupo que se pueden llevar a cabo dentro de una empresa, pero algunos de los ejemplos más habituales son:

Dinámica de la Isla Desierta

Se trata de una actividad bastante sencilla que consiste en que los participantes deben responder a tres preguntas en una tarjeta:

  • Suponiendo que estás perdido en una isla desierta, ¿con qué compañero te gustaría estar?
  • Suponiendo que ganaste un viaje al que pueden llevar a 3 compañeros, ¿a quiénes del grupo elegirías?
  • Suponiendo que necesitas organizar un evento, ¿a qué compañero elegirías para realizar esta tarea?

Los participantes deben, además de indicar los nombres de los compañeros en las respuestas, justificar sus elecciones. Luego, con todos los participantes sentados en círculo, cada uno argumentará su decisión sin indicar el nombre de la persona elegida.

El director de la dinámica de grupo anotará las palabras clave resultantes para extraer las características que se consideran más importantes para desarrollar el trabajo.

Dinámica del Desafío

A través de esta dinámica, los participantes se enfrentan a un nuevo reto que deben ser capaces de lograr, obteniendo puntos en función de los desafíos superados o no. Para ello, se dividen a los participantes en dos grupos iguales y se les va pasando una caja que contiene diferentes desafíos. Al que le toque sacar de la caja el desafío, debe elegir una de estas tres posibilidades: 

  • Afrontar el desafío
  • Elegir a otro compañero para que lleve a cabo el desafío
  • Pasar la caja y no afrontar el desafío

Dependiendo de la opción elegida y de si se resuelve o no el desafío, se otorgarán una serie de puntuaciones entre los participantes. 

Dinámica de Darse las Manos

En esta ocasión, los empleados formarán un círculo y se agarrarán de las manos. Cada participante debe memorizar quién tiene a su derecha y quién a su izquierda. Luego el grupo se separará y cambiará de posición, andando por la sala, para después volver a juntarse en las mismas posiciones que tenían al principio.

Dinámica de la Observación

Consiste en fomentar las capacidades de observación de los trabajadores diariamente. Para ello, se reúnen todos los participantes en una sala de reuniones y allí se les pide que cierren los ojos. Luego, el director de la sesión, realizará preguntas relativas a los participantes, como quién lleva qué prenda de ropa o similar. 

Los que vayan acertando las preguntas irán recibiendo puntos y quien termine con mayor puntuación, recibirá un premio.

Juego de Roles

Es una de las prácticas más habituales cuando se trata de dinámicas de grupo. En el juego de roles, se presenta una situación ficticia a los participantes y estos deben actuar de la misma forma en que lo harían en caso de ser real. Además, se pueden intercambiar los papeles entre los trabajadores para que todos participen y pasen por los distintos roles.

Mesas redondas y brainstorming

También muy común en las empresas es realizar mesas redondas y lluvias de idea o brainstorming, donde los participantes se reúnen en una sala y, sobre un tema dado, explican sus argumentos y opiniones, así como nuevas opciones que puedan mejorarlo.

Existen muchos tipos de dinámicas de grupo que se pueden llevar a cabo dentro de la empresa, dependiendo de las necesidades que tengan las organizaciones en cada momento. 

Elegir una u otra opción dependerá de las necesidades que se presenten y los objetivos que se quieran conseguir.

Recuerda que si necesitas alquilar un espacio, en Torre Ombú contamos con una amplia variedad de salas en alquiler. No esperes más y contacta con nosotros o llámanos al teléfono 917 816 430.