En los últimos tiempos ha habido un auge importante en lo que se refiere a la creación de startups. Poner en marcha una nueva empresa o un nuevo proyecto empresarial supone asumir una serie de riesgos en cuanto a inversión económica y de tiempo, y requiere de una buena planificación en las estrategias a seguir, así como de todos los recursos con los que se cuenta.

Emprender es arriesgar, ilusionarse, planificar, poner en marcha ideas y buscar soluciones para todas aquellas dificultades que puedan ir presentándose. Uno de los puntos más importantes que habrá que tener en cuenta a la hora de emprender o de poner en marcha una nueva startup, será la búsqueda del espacio ideal donde ubicar nuestra nueva empresa.

Para ello existen varias posibilidades a tener en cuenta, cada una de ellas con sus ventajas y sus inconvenientes, como es el alquiler de oficinas, alquiler de salas de formación o de reuniones, o el coworking. En esta ocasión hablaremos de los espacios de coworking, que son unas de las opciones más económicas y fáciles para empezar a trabajar.

¿En qué consiste el coworking?

El coworking consiste en alquilar un espacio compartido donde las empresas, autónomos, empresarios o nuevos emprendedores, pueden establecer sus puestos de trabajo.

Además de compartir el espacio, el coworking supone un escenario único para crear relaciones profesionales beneficiosas y duraderas, intercambiar ideas y proyectos, y conocer otros sectores.

Existen diferentes modalidades de espacios de coworking. Una tipología es el alquiler de salas o pequeños despachos donde los autónomos o el personal asignado tiene su centro de trabajo, compartiendo zonas comunes tales como la recepción, fotocopiadora, cafeterías, etc. De esta forma, no es necesario tener una oficina propia que no va a utilizar el 100% del tiempo de trabajo, si no que se reserva cada sala en función de la necesidad.

Otra opción es el alquiler de puestos de trabajo en zonas abiertas, donde no sólo se comparten zonas comunes como la recepción o la zona de reprografía, sino que, la propia jornada laboral se desarrolla en “open space”.
Estas dos modalidades permiten una gran rotación de empresas y de emprendedores, favoreciendo también las relaciones laborales y los nuevos contactos.

Beneficios de los espacios de coworking para emprendedores

Como hemos comentado antes, emprender tiene muchas variables que hay que solventar, una de ellas es dónde ubicar nuestra nueva startup. Los espacios coworking son buenas soluciones para esos comienzos en los que aún no ha crecido la plantilla y es necesario tener muy en cuenta los costes en los que se incurre.

Es una solución económica

Uno de los principales atractivos de los espacios coworking es que el alquiler del espacio para trabajo no supone un gasto fijo mensual de oficina, ya que solamente se alquila cuando hay necesidad de ello. De esta forma, estaremos ahorrando costes mensuales y costes de implantación, utilizándolo únicamente cuando es necesario, ya que el precio se ajusta a la capacidad económica que se tenga y, la mayoría de espacios, ofrecen diferentes planes para adecuarse a lo que más convenga.

Dispones de servicios generales

Unido al punto anterior sobre ahorro de costes al emprender nuestra nueva empresa, estaría el uso de los servicios generales que ofrecen los espacios de coworking. Servicios tales como reprografía, recepción, cafetería, salas de reuniones, suelen estar ya incluidos en el precio de los paquetes que ofrecen los espacios, lo cual supone también un ahorro de costes importante, ya que evitar disponer de ese espacio en una oficina para ubicar estos servicios y su contratación.

Favorecen las relaciones y sinergias laborales

Otro de los aspectos importantes del coworking es que se comparten espacios con diferentes empresas y trabajadores de otros sectores, de forma que es fácil entablar nuevas relaciones laborales muy diversas con muchos profesionales de distintos sectores.

Se fomenta la creatividad

Muy relacionado con las relaciones laborales que se pueden establecer en estos espacios está el fomento de la creatividad y nuevas ideas. Al conocer distintos profesionales de diferentes sectores y con puntos de vista nuevos, se fomenta también la creatividad en las nuevas startups y en la forma de ponerlas en marcha.

Comodidad y fácil organización

El coworking ofrece la posibilidad de mejorar la organización de la jornada, con horarios flexibles que permiten disponer mejor del tiempo de trabajo. Además, normalmente no son tan estrictos en la indumentaria como las oficinas tradicionales, donde es imprescindible el traje para el día a día.

Como hemos visto, los espacios de coworking se ajustan bastante bien a las necesidades que presentan los emprendedores y las startups en un principio, ya que permiten ahorrar costes de inversión e implantación, así como flexibilizar los horarios y el uso de los espacios según se necesiten.

Recuerda que, si necesitas alquilar un espacio para reuniones o una sala de reuniones o sala de formación, en Torre Ombú contamos con una amplia variedad de salas en alquiler. No esperes más y contacta con nosotros o llámanos al teléfono 917 816 430.