Con la llegada de la pandemia por la Covid-19, en el año 2020 se produjeron cambios sustanciales en la forma de concebir los espacios y metodologías de trabajo.
A raíz de la vuelta a la “nueva normalidad” a partir de junio de 2020, las empresas y autónomos introdujeron una serie de protocolos en las medidas de seguridad en los lugares de trabajo, con el fin de evitar la propagación del virus y proteger a los empleados y clientes.
Así, nuestra forma de trabajar y de concebir los espacios de trabajo, se han visto modificadas, introduciendo importantes cambios para poder adaptarse a estas nuevas medidas.

Nuevas medidas de seguridad en el lugar de trabajo.
Con el fin del estado de alarma y la vuelta a las oficinas y espacios de trabajo, las empresas han tenido que adaptar estos espacios a la nueva normativa sobre medidas de seguridad. Algunas de estas medidas han sido:

Higiene y desinfección.
Dentro de los protocolos, se han ampliado las pautas de higiene y desinfección de las oficinas y salas de reuniones, mejorando los productos e incrementando los horarios de limpieza.
Además, se han instalado dispensadores de gel hidroalcohólico, que vienen a complementar la higiene de manos en los aseos.

Reducción de aforos y distancia de seguridad.
En todo el espacio de las oficinas y salas de reuniones se ha limitado el número de personas coincidentes en los horarios de trabajo. Para conseguirlo, muchas empresas han establecido turnos semanales en grupos de trabajo en sus plantillas, además de redistribuir los puestos de trabajo para poder así mantener la distancia de seguridad de 1.5-2 metros interpersonal.
De igual forma, las salas de reuniones han visto redimensionado su espacio para mantener la distancia mínima de seguridad y hacer de estos espacios, espacios seguros.

Uso de mascarillas.
Por el momento, el uso de mascarillas sigue siendo obligatorio en espacios que no sean al aire libre, por lo que, en oficinas y salas de reuniones, las empresas deben proveer a sus empleados y asistentes de material adecuado.

Coordinador Covid-19.
En la mayoría de las empresas, sobre todo en aquellas con amplias plantillas, se ha establecido la figura del “coordinador/a Covid-19”, como responsable de atender las sugerencias de mejora, de informar a los empleados de las medidas que se han establecido, así como de responder las dudas que puedan surgir al respecto.

¿En qué ha cambiado nuestra forma de trabajar?

Con la llegada de la nueva normalidad, las empresas han tenido que adaptar sus metodologías a la situación actual en la que vivimos.

El teletrabajo es, en muchas ocasiones, la elección de referencia de las empresas, que han incorporado nuevas tecnologías para poder instaurarlo de manera efectiva. Bien sea con toda la plantilla realizando teletrabajo, o bien organizando grupos de trabajo alternos para evitar compartir el espacio de trabajo al mismo tiempo. Se trata de un sistema laboral que con casi total seguridad ha venido para quedarse, ya que, además, favorece la conciliación laboral y familiar.

Unido al concepto de conciliación laboral y familiar, muchas empresas han establecido una flexibilidad horaria, encaminado principalmente a evitar aglomeraciones en las entradas y salidas de la jornada, así como para que los empleados puedan evitar las horas de mayor afluencia en el transporte público.

No hay que olvidar que una buena conciliación aumenta el bienestar de los empleados, lo cual repercute en la mejora de la productividad y el compromiso con la empresa.

En cuanto a las reuniones presenciales, muchas empresas prefieren alquilar salas de reuniones más grandes que las que disponen en sus oficinas, para así poder mantener la distancia de seguridad interpersonal recomendada por las autoridades. De esta forma, es posible mantener el ritmo de trabajo y las reuniones con clientes o presentaciones de proyectos.

Recuerda que, si necesitas alquilar un espacio, en Torre Ombú contamos con una amplia variedad de salas en alquiler. No esperes más y contacta con nosotros o llámanos al teléfono 917 816 430.