Desde el año 2000 se ha ido incrementando paulatinamente el número de estudiantes que prefieren una formación a distancia u online en lugar de la tradicional formación presencial. Sin embargo, ha sido en los últimos dos años, a raíz de la pandemia por Covid-19, cuando este incremento ha sido más exponencial y la enseñanza ha sufrido una auténtica revolución, ayudada también por el auge y las mejoras de las nuevas tecnologías.

Este aumento de las personas que eligen una enseñanza a distancia a través de formaciones online se ha dado principalmente en estudios no obligatorios, como es el caso del Bachillerato, la Formación Profesional o los estudios de Grado y Máster, dado que este tipo de formación ofrece mayor flexibilidad para compatibilizar otras actividades con el aprendizaje.

Y no solamente es una ventaja la flexibilidad. Como veremos a continuación, tanto la formación presencial como la formación online ofrecen una serie de ventajas e inconvenientes que los hacen más favorables dependiendo de las circunstancias de cada uno.

Ventajas y desventajas de la formación presencial.

La formación presencial, acudiendo a las aulas de centros educativos, es la que se ha venido realizando hasta que la incursión de las nuevas tecnologías, ha permitido diversificar la educación. Este tipo de formación tiene una serie de ventajas e inconvenientes:

Ventajas.

  • Socialización: una de las principales ventajas que presenta la formación presencial es que permite interactuar con los demás estudiantes, conociendo personas nuevas y pudiendo intercambiar dudas y conocimientos cara a cara. Además, es en este momento cuando se puede comenzar a forjar relaciones profesionales para el futuro.
  • Cercanía del profesor: en esta misma línea, la formación presencial permite entablar relaciones de enseñanza-aprendizaje más cercanas con los profesores, ya que los conocemos y nos conocen más personalmente.
  • Rutina: el hecho de tener que acudir a las clases en un día y horario determinado, hace más sencillo organizarse en el estudio. Para muchas personas es importante tener unos horarios fijos, tanto para poder organizarse mejor en su vida laboral y cotidiana, como para conseguir unos hábitos de estudio efectivos.
  • Motivación: acudir a las clases presencialmente, relacionarse con el resto de compañeros, conocer la vida universitaria, de formación profesional o de postgrado, es un aliciente a la hora de llevar a cabo los estudios. No solamente el hecho de asistir a las clases presenciales, si no todas las demás opciones que se pueden encontrar durante los estudios, tales como asistir a charlas, foros de debate, clases magistrales, prácticas, etc.

Desventajas.

  • Clases únicas: es decir, las clases se imparten en directo y, normalmente, no existen medios tecnológicos o audiovisuales para grabar las sesiones, de forma que no hay posibilidad de volver a ver la clase una vez terminada esta.
  • Limitaciones geográficas: al tener que desplazarse hasta el lugar donde se imparten las clases presenciales, puede existir el inconveniente de la limitación geográfica, es decir, que las clases a las que se quiere asistir estén demasiado alejadas de nuestro domicilio o sea demasiado costoso acudir, tanto si hablamos de tiempo invertido como de dinero.
  • Falta de interés: en ocasiones, la formación presencial puede llegar a provocar falta de sentido crítico en los estudiantes, ya que simplemente se dedican a recibir las lecciones del profesor sin ir más allá en su aprendizaje.

Ventajas y desventajas de la formación online.

De igual forma, la formación presencial ha ido incrementando su presencia en la enseñanza en los últimos años dado que presenta una serie de ventajas frente a la formación presencial.

Ventajas.

  • Flexibilidad: una de las principales características de la formación online es que puedes ver las clases en el momento que quieras, no solamente cuando se están impartiendo en directo, sino que quedan grabadas y es posible verlas cuando tengas la ocasión.
  • Conciliación: en este mismo sentido, tener la facilidad de conectarse a las clases en cualquier momento, ya que han quedado grabadas, permite conciliar tanto la vida familiar como la vida laboral, en caso de tenerla. La formación online permite adaptar la enseñanza a tu ritmo de vida actual, sin necesidad de hacer grandes cambios ni sacrificios.
  • Amplia oferta de estudios: aunque no todas las enseñanzas se imparten de forma a distancia, cada vez tenemos más opciones para estudiar online. Además en la formación a distancia no existe el problema de la movilidad geográfica, no es necesario desplazarse para recibir las clases, por lo que se puede estudiar desde cualquier punto geográfico sin necesidad de invertir tiempo ni dinero en el desplazamiento.
  • Actualización de contenidos: a través del uso de nuevas tecnologías, es más sencillo mantener los contenidos actualizados, pudiendo así ofrecer una enseñanza más completa.

Desventajas.

  • Falta de socialización: uno de los mayores obstáculos que tiene la formación online es la falta de relaciones interpersonales que se generan. Al no acudir presencialmente es más complicado llegar a conocer a nuestros compañeros y establecer estas relaciones, que pueden ser tanto personales como profesionales.
    Uso de tecnologías: aunque el uso de las nuevas tecnologías supone una mejora en la educación, en algunos momentos puede convertirse en un gran inconveniente, cuando existen problemas de conexión que nos impiden ver las clases magistrales. Además, la formación online requiere el conocimiento mínimo de las tecnologías, lo que puede suponer un hándicap para algunas franjas de edad, y también es necesario tener este recurso, por lo que los sectores más desfavorecidos económicamente, tendrán un gran obstáculo aquí.
    Abandono de estudios: la tasa de abandono de los estudios es sustancialmente mayor cuando se trata de formaciones online que presenciales, posiblemente debido a una falta de motivación.

 

Como hemos visto ambos tipos de formación, tanto online como presencial, presentan una serie de ventajas e inconvenientes que se ajustan más o menos a las necesidades del estudiante, dependiendo de cuáles sean éstas. Lo que sí parece claro es que el tipo de formación online se presta más para estudio de grado o de postgrado, donde el estudiante es más maduro para poder organizar mejor su tiempo y no caer en la desmotivación.

Por último, también existe la posibilidad de combinar ambos tipos de enseñanza, con formaciones semipresenciales, en las que parte de las clases se dan de manera presencial pero retransmitiendo también en streaming para aquellos estudiantes que no pueden asistir a los centros o salas de formación.

Recuerda que, si necesitas alquilar un espacio para reuniones o una sala de reuniones o sala de formación, en Torre Ombú contamos con una amplia variedad de salas en alquiler. No esperes más y contacta con nosotros o llámanos al teléfono 917 816 430.