Conseguir tener un equipo multidisciplinar y competitivo dentro de una empresa, no solo consiste en realizar un adecuado proceso de selección de personal para incorporar a la plantilla, si no también en organizar y promover formaciones internas dentro de la compañía que ayuden a mejorar las capacidades de nuestros empleados.

En la mayoría de las ocasiones, encontrar a la persona idónea para un puesto o formar el equipo de trabajo perfecto es realmente difícil, dado que cada puesto de trabajo requiere de unas capacidades y características específicas que no siempre es fácil encontrar en un trabajador.

Por ello la mayor parte de las empresas apuestan por realizar formaciones internas que doten a sus plantillas de las competencias específicas que requiere el equipo de trabajo. Estas formaciones pueden durar desde semanas hasta varios meses, de forma que alquilar una sala de reuniones o de formación donde impartir la formación, parece una opción bastante adecuada para evitar copar las áreas de oficina.

A la hora de preparar una formación interna para la empresa, habrá que tener en cuenta varios elementos.

 

Elementos a tener en cuenta al organizar una formación interna.

 

Para elaborar un Plan de Formación dentro de la empresa, es necesario seguir una serie de pasos o fases para garantizar que sea útil y poder alcanzar los objetivos que se propongan.

Paso 1: analiza la situación actual del equipo.
Una vez que tengamos claro qué equipo será el que reciba la formación, lo primero que tenemos que realizar es un análisis del mismo: de sus capacidades, características y carencias respecto a los objetivos que queremos para nuestra empresa.
A raíz de este análisis, podremos además obtener los aspectos en los que puede mejorar el equipo, lo que nos ayudará a plantear los objetivos del plan de formación.

Paso 2: establece los objetivos que quieres alcanzar con la formación.
Una vez que hemos determinado las capacidades que tiene el equipo y dónde puede mejorar, podremos establecer los objetivos que queremos alcanzar con la formación interna.
Estos objetivos pueden ser a corto plazo (objetivos propios de la misma formación, como conocer el temario) o a medio o largo plazo (como conseguir implantar una nueva metodología en ciertos aspectos de la actividad laboral).

Paso 3: diseña el plan de formación y los contenidos.
Una vez tengamos definidos los objetivos que queremos que alcance nuestro equipo, lo siguiente es buscar los contenidos que nos permitirán alcanzarlos. Elaborar el temario, identificar las competencias, organizar los horarios y recursos de que disponemos… Todo ello se incluirá dentro de este punto.

Paso 4: elige un sistema de evaluación del Plan.
Para comprobar la funcionalidad de nuestro Plan de Formación, así como la consecución de los objetivos propuestos, necesitaremos elaborar un método de evaluación tanto del propio Plan como de los asistentes a la formación.
Con esta evaluación comprobaremos que nuestro equipo ha alcanzado los objetivos que se proponían y veremos si nuestra formación interna ha sido útil y beneficiosa para la empresa.

Paso 5: ten en cuenta el presupuesto.
No hay que olvidar que dispondremos de un presupuesto limitado, por lo que la optimización de recursos es imprescindible a la hora de organizar una formación dentro de la empresa.

Paso 6: ¿Dónde impartir la formación?
Buscar un lugar adecuado para impartir la formación será unos de los puntos más importantes, ya que favorecerá la asistencia de los miembros del equipo sin entorpecer el trabajo diario de la compañía.
Una buena opción es alquilar una sala de reuniones funcional, con buenas calidades, luz natural y los medios necesarios para que la formación sea un éxito.

Paso 7: analiza los resultados obtenidos con la formación.
Una vez finalizada la formación y conseguidos los objetivos, es necesario realizar un análisis de resultados para comprobar si ha sido útil, si los trabajadores están satisfechos con la formación, si se ha producido un aprendizaje y, en caso de que sea necesario, realizar las mejoras oportunas para futuras formaciones.

Invertir presupuesto de la empresa, así como tiempo laboral, en realizar formaciones internas, es siempre una apuesta interesante para mejorar las capacidades de la plantilla. Formar a nuestros trabajadores de forma continua supone una apuesta por la innovación y la mejora laboral, que repercute tanto en el propio trabajador como en los beneficios de la empresa.

Recuerda que, si necesitas alquilar un espacio, en Torre Ombú contamos con una amplia variedad de salas en alquiler. No esperes más y contacta con nosotros o llámanos al teléfono 917 816 430.